Jóvenes en el mundo laboral

He leído las notas “Jóvenes en el mundo laboral: falta conexión y compromiso”  ,  “Para los especialistas, escuelas y empresas deben hacer cambios” y “El día a día en la oficina según las miradas de un gerente y una novata” del diario Clarín. La he accedido en un momento en que varias situaciones de procesos de selección cercanos,  han ocurrido un poco en cadena que vienen llevándome a planteos sobre cierta caracterización asociada a la edad.




Otra nota más sobre la relación de los jóvenes y el mundo laboral. Quizás es poco felíz y hasta lapidaria al comenzar

No tienen ni idea de cómo redactar un currículum. La impuntualidad no es algo que los abochorne. No se incomodan cuando no pueden dar una respuesta adecuada y expresar un problema a sus jefes les resulta una tarea titánica. A los jóvenes latinoamericanos, el mundo del trabajo se les presenta tan lejano y extraño como un planeta de otra galaxia. Influyen, sí, la calidad y la cantidad de educación recibida. Pero el mejor promedio no los convertirá necesariamente en un buen trabajador.”



Yo ( como siempre) me quedo con la parte constructiva. Y coincido con Marina Bassi, una de las autoras del estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuyas conclusiones muestra la nota

Se requieren políticas educativas urgentes no sólo para abordar el problema de la calidad de la educación, sino de la pertinencia de la misma cuando se trata de facilitar las transiciones de los jóvenes al mundo del trabajo”


El secundario parece haber quedado muy atrás para ofrecer las herramientas necesarias para dar el primer paso en el mundo adulto, un mundo cada vez más competitivo pero también que ofrece empleos cada vez más precarizados.”

Si se preguntan en base a que datos se hizo el informe, les cuento que

“Para llevar adelante esta investigación, se realizaron dos encuestas. Una en la que participaron 6.200 jóvenes de entre 25 y 30 años de Argentina y Chile. En la otra, se registró la opinión de 1.200 empresas de ambos países además de Brasil. En los dos sondeos se midieron dos tipos de habilidades, las cognitivas –que están relacionadas con el capital intelectual y la inteligencia dura– y las socioemocionales que están vinculadas con, por ejemplo, la capacidad para poder planificar tareas, de liderar grupos o interactuar con otras personas, pero también con la percepción que cada uno tiene de sí mismo.”



Los invito a leer las tres notas y a compartir la opinión de cada uno. Especialmente sobre causas.

“Llegaron al mercado los egresados de una educación que quisimos cambiar, en las escuelas y en las casas, en los últimos 30 años. Nos peleamos con la escuela que tuvimos. Creímos que la prolijidad, la ortografía, el orden, los horarios, no eran valores tan importantes como la creatividad, la innovación, el espíritu crítico. Y era cierto que necesitábamos un nuevo equilibrio entre ‘la escuela del orden y la de la libertad’. Algo similar ocurrió en las casas. Los chicos ganaron. Son más libres, defensores de sus derechos y de su calidad de vida. Pero el mercado laboral los confronta con una realidad que no pueden adecuar a sus ideas o necesidades. Tienen demandas mucho más duras que las que tuvimos y se han formado en ámbitos mucho más flexibles y tolerantes. El contraste es duro”.



Yo en mi caso, opino que la educación falla. Pero no sólo a nivel “escolar”. Veo muchos padres que han criado hijos de una generación con “miedo”, pidiéndoles permiso, haciéndolos sentir ( aun con 2 o 3 años de edad) que son los dueños de las decisiones de la casa  ( donde vamos de vacaciones, que comemos hoy) a un extremo tal, que muchas de esas actitudes hoy se trasladan al mundo laboral ( relación con sus superiores, referentes a nivel laboral)


Pero quizás alguno dirá que no es tema de este blog, y tendrá razón. Aún así no quise dejar de plasmar esa opinión.


Los leo…

Anuncios

Movistar, Speedy y Telefónica organizan el Open App segunda edición

Movistar, Speedy y Telefónica organizan el Open App segunda edición. El mismo está dirigido a emprendedores tecnológicos, proveedores de contenidos, diseñadores, estudiantes y graduados de carreras de sistemas que cuenten con un software en desarrollo para alguna de las siguientes categorías: PYMES, móviles o entretenimiento y educación.

Más información aquí.