Menor formación, menor empleo

En la nota “A menor formación, menor empleo” del suplemento Empleos de Clarín, se enumeran algunas conclusiones del Informe que la Universidad Católica Argentina ha redactado.

Un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) resalta que, entre 2004 y 2011, el Producto Bruto Interno (PBI) argentino aumentó un 67%, y que, como la población total creció en el mismo lapso un 7%, el PBI per cápita se incrementó en un 56%. Junto a eso, añade, “el desempleo se redujo desde un 14,5% al 7,4% de la población económicamente activa”.


En cuanto al empleo, hay un dato que me llama la atención y es referente a la destrucción de puestos de trabajo ocupados por gente de bajos niveles de educación.

Pero, de inmediato, llama la atención sobre los “matices” y, en particular, al hecho de que “todos los empleos generados fueron ocupados por personas con niveles de educación relativamente elevados –educación secundaria completa o superior-” y que, “en sentido contrario, en los últimos años aparece una destrucción neta de puestos de trabajo ocupados por gente con bajos niveles de educación –secundaria incompleta o inferior-”.


“Detrás de la importante expansión del empleo asalariado formal de los últimos años se esconde un factor generador de exclusión social: la inducción a la inactividad laboral de los trabajadores menos educados”, advierte el informe, que señala que ese grupo constituye un 43% de la población. 


Realmente y como el tema político nunca fue discusión en este blog, especialmente porque no tengo una capacidad de análisis en ese aspecto que me permita escribir sobre el tema, dejemos de lado por un rato si las herramientas de inclusión fomentan o inducen a la inactividad laboral como dice el informe.

Me es sumamente interesante que de 1.5 millones de puestos de trabajo demandados entre 2004 y 2011 el % de los mismos que demanda personas menos formadas ( sin secundario completo) no alcanza al 10%.

Según el informe, elaborado a partir de datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC –es decir, de datos oficiales-, de los 1,5 millones de puestos netos de trabajo que se crearon entre el primer semestre del 2004 el mismo período del 2011, 719 mil fueron para trabajadores con secundaria completa y 915 mil, para personas con estudios superiores, mientras que el número de puestos de trabajo para los menos formados se redujo en 98.269 empleos.


Si bien en la rama del empleo donde apunta este blog ( Tecnología de la Información) el % de “idóneos” ( personas que han adquirido conocimientos en base a la experiencia laboral y no a la educación formal, aquellos que han abandonado sus estudios superiores o no los han iniciado) es alto ( más alto de lo que muchos se imaginan), el nivel secundario completo es el piso. O sea que el % de ese “escalón” (primario completo o secundario abandonado) en IT es nulo.

Desde ese escalón, empezamos a transitar la formación profesional de los idóneos, los que han sido formados profesionalmente mediante capacitación, los que han cursado estudios terciarios, universitarios y hasta de postgrado. Los que han abandonado y los que han cursado la carrera obteniendo el título correspondiente.

Las empresas ligadas a tecnología de la información cada vez más buscan dentro de la profesionalización del ejercicio o práctica que sus empleados cursen carreras universitarias o técnicamente acordes. Muchas empresas fomentan y hasta apoyan que sus empleados se capaciten formalmente o que terminen sus carreras.

Como muchas veces he opinado, si bien la profesionalización en este área se busca, en la otra mano tenemos puestos que si tuvieran como mandatorio un título universitario ( por ejemplo) seguirían vacantes.
No tenemos un % de profesionales del área suficiente para cubrir los puestos demandados, no somos una industria que requiera en ese sentido ( como la medicina, por ejemplo) que quien desempeña tareas en la misma tenga un título habilitante ( ni un colegio como los abogados o contadores) y que cada vez que surge este tema, en este blog por ejemplo, recoge opiniones encontradas.

El artículo termina así: 

Las recomendaciones de la UCA: “buscar un nuevo régimen laboral e impositivo que promueva la formalización de las microempresas”. Y, claro, apuntar a que crezca cada vez más el nivel de educación formal. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s